REACTIVACIÓN TURÍSTICA

Argentina reabre fronteras a turistas de países limítrofes

Desde noviembre, Argentina reabrió sus fronteras a viajeros de Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia. Paulatinamente, la medida alcanzará a otros países.

Aseverando que con las medidas de seguridad adoptadas para prevenir el Covid-19 no hay riesgo de vacacionar en Argentina durante la temporada de verano, el ministro de Turismo y Deportes de esa nación, Matías Lammens, resaltó la evolución favorable de la situación sanitaria nacional, la cual será un condicionante positivo para fomentar nuevas aperturas para el turismo internacional.

En esta primera etapa los viajeros de países limítrofes sólo podrán ingresar al país por Buenos Aires y permanecer en el área metropolitana de la capital argentina. La medida rige a partir del mes de noviembre e involucra a turistas y visitantes de Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia.

Matías Lammens reconoció que la decisión de un reseteo gradual del turismo receptivo es también producto de una necesidad económica para generar divisas. “Luego de las pruebas piloto que funcionaron para probar los protocolos, apostamos por una apertura a los mercados de la región. El próximo paso es que los arribos no sean solo al Área Metropolitana de Buenos Aires, sino también a otros destinos”, señaló Matías Lammens, quien enfatizó que la conectividad entre los destinos nacionales es una prioridad y se terminará de resolver en los siguientes días.

Requisitos para viajar a Argentina.

Aquellos turistas que ingresen a Argentina no deberán realizar cuarentena. Debido al descenso de casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires en las últimas semanas, esta zona del país ingresó en la etapa de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, con mayores aperturas.

Para el ingreso al país los viajeros deberán presentar la Declaración Jurada Electrónica dentro de las 48 horas previas al embarque, un PCR negativo con un máximo de 72 horas de anticipación y un seguro médico que comprenda internación y aislamiento por Covid-19.

Además, Matías Lammens destacó que desean abrir las fronteras provinciales para los turistas internacionales, “pero no podemos permitirnos una gran cantidad de visitantes en los destinos hasta que no esté controlada la cuestión sanitaria”, explicó.

Ante la consulta sobre el comportamiento de los extranjeros, el funcionario admitió que la primera reacción, como preveían, fue lenta, pero aclaró: “Los últimos reportes nos señalan un crecimiento exponencial, y las proyecciones son aún mejores”. En sintonía, Matías Lammens estimó que durante noviembre y diciembre llegarán al país alrededor de 100 mil turistas de la región cuya estadía promedio sería de cuatro días, y que esto generará un impacto económico de unos US$ 200 millones.

Es importante señalar que el ingreso y egreso de Argentina será por las siguientes terminales: Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza y Aeropuerto Internacional San Fernando (ambos en el área metropolitana) y el puerto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza.jpg
Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza, Argentina

Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza, Argentina

Los turistas que ingresen al país sólo podrán permanecer en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Esta zona comprende a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 35 partidos de la provincia de Buenos Aires, cercanos a la capital argentina, entre ellos sitio de interés turístico, como el Delta del Paraná.

¿Cómo siguen las aperturas del turismo internacional?

Advirtiendo que los ingresos por vía aérea le permiten medir y controlar el flujo de arribos, Matías Lammens sostuvo que no están analizando liberar las restricciones en los cruces fronterizos terrestres. “Esa es una decisión que por el momento hemos postergado, pero igualmente evaluamos habilitar algunos cruces fronterizos”.

Respecto a la posibilidad de los que turistas reciban los beneficios similares al programa de Preventa Turística que gozan los argentinos para viajar por su país, el funcionario reconoció que la intención es concreta, pero remarcó que su implementación no es sencilla; al tiempo que adelantó: “Hay una voluntad de que los extranjeros cuenten con este programa, pero será a partir del año próximo”.

A su turno, Ricardo Sosa, secretario ejecutivo de Inprotur, ponderó la programación de los vuelos internacionales y advirtió la posibilidad de que las aerolíneas recuperen o incrementen sus frecuencias en el corto plazo: “Sky Airline nos confirmó que aumentará a una frecuencia diaria a partir de diciembre, al igual que JetSmart y Boliviana de Aviación. Paranair también pasaría a un vuelo por día desde el próximo mes”, señaló; “Aerolíneas Argentinas informó que los tres vuelos semanales a San Pablo se convertirán en uno diario dentro de dos semanas y en dos por día a partir de enero. También se sumarán Río de Janeiro, con tres semanales y desde enero con una operación diaria, y Salvador de Bahía”. A su vez, Sosa explicó que el retorno de Gol quedará supeditado a la finalización de los trabajos de remodelación de la pista que se están llevando a cabo en el Aeroparque Jorge Newbery y que culminarían en marzo.

Para finalizar, Matías Lammens comentó que, el Gobierno tiene la voluntad de recibir a los cruceros comerciales, pero aclaró que restan definir los requisitos en términos sanitarios para que puedan arribar; mientras que puntualizó: “La intención es que el aeropuerto de El Palomar continúe, es una decisión política del gobierno nacional. La operación de las low cost está asegurada y sería mucho más cómodo para los extranjeros si esas compañías mudaran su operación a Aeroparque”.

Otro punto importante es que Argentina tiene el Sello de Viaje Seguro que otorga WTTC a los destinos que cumplen con protocolos estandarizados de higiene y bioseguridad.

Temas relacionados