vacaciones

¿Cuáles son las 5 mejores playas de Colombia para conocer?

Pequeñísimos islotes, paisajes que combinan con altas montañas y plácidas aguas: aquí cinco playas de Colombia para conocer al menos una vez en la vida.

Con playas de ensueño, la costa del Caribe de Colombia cuenta con una enorme diversidad para el disfrute de los viajeros. Desde las postales de arenas blancas y aguas transparentes de la pequeña isla de San Andrés, hasta los imponentes paisajes del Parque Tayrona, cerca de Santa Marta. Desde la belleza de Barú que complementa a la perfección el encantador casco antiguo de Cartagena, hasta las singulares islas del archipiélago de San Bernardo o el original paisaje del Cabo de la Vela. Aquí los invitamos a recorrer estas cinco playas de Colombia.

Isla de San Andrés.

A 775 km. al noroeste de las costas de Colombia, la Isla de San Andrés despliega arenas blancas, aguas cristalinas en las que se pueden contar siete tonos de azul, arrecifes de coral y cientos de peces que conforman una rica vida submarina.

Los 26 km² de su territorio tienen de todo para el viajero: opciones de hotelería, compras libres de impuestos, la posibilidad de practicar esnórquel y buceo en sitios de inigualable belleza, excursiones y paseos que permiten conocer más de la geografía local y también de la singular cultura de la isla.

Las playas de la isla de San Andrés que se encuentran cerca del West End –el poblado principal de San Andrés– son las más anchas y agitadas, aunque muchos prefieren las de San Luis, un enclave costero con pintorescas casas y restaurantes de nativos.

colombia san andres.jpg
La isla de San Andrés es uno de los destinos icónicos de Colombia.

La isla de San Andrés es uno de los destinos icónicos de Colombia.

En el lado oeste, en cambio, las costas son de roca coralina. Allí está lo que se conoce como el “West View” o “la piscina”, el lugar elegido por muchos para hacer esnórquel porque sus aguas son transparentes y aun desde la orilla se puede ver nadar a cientos de enormes peces de colores.

Un paseo imperdible es el que lleva a conocer Johnnie Cay y el Acuario: a pocos minutos en barco desde el centro de la isla emerge Johnnie Cay, un cayo de enorme encanto que puede rodearse a pie en pocos minutos. En el Acuario, una delgada franja de arena blanca en medio del mar transparente, es posible ver a simple vista o con máscaras de esnórquel las más variadas especies de peces, entre las que destacan enormes mantarrayas.

San Bernardo: playas cerca de Cartagena.

Otras playas cerca de Cartagena son las que se encuentran a dos horas, llamadas San Bernardo. Conformado por una decena de islas que se ubican en el golfo de Morrosquillo, en el departamento de Bolívar, tienen una superficie de más de 200 km². Allí puede conocerse la paradisíaca isla Múcura, con aguas tibias, transparentes y cálidas. Hay playas públicas y también un interesante ecosistema de manglares.

A pocos minutos de allí se encuentra la isla Tintipán, conocida por la belleza de sus formaciones coralinas, que dan lugar a piscinas naturales perfectas para quienes deseen explorar los fondos marinos.

Otra curiosidad es la Casa en el Agua, un establecimiento completamente rodeado por el azul transparente del Caribe, que propone hospedaje con desconexión total en modalidades que van desde suites hasta hamacas.

Barú: otra opción de playa cerca de Cartagena.

A unos 30 km. al sur de Cartagena, Barú es uno de los destinos de playa imperdibles a la hora de visitar la franja del Caribe de Colombia. Se trata de una isla de más de 6.000 ha. donde viven alrededor de 20 mil personas en tres poblaciones principales: Araca, Santa Ana y Barú.

En la actualidad Barú está separada del continente por el canal del Dique, y unida por un puente que permite el acceso en vehículos.

Colombia Barú.jpg
Barú, una de las islas imperdibles para disfrutar el sol y la playa de Colombia.

Barú, una de las islas imperdibles para disfrutar el sol y la playa de Colombia.

Barú es un destino tranquilo, perfecto para nadar en aguas apacibles, hacer largas caminatas por la arena blanca, contemplar la vida entre los corales de los fondos marinos con máscaras de esnórquel y disfrutar de un pescado fresco junto al mar, además de curiosear en el ecosistema de los manglares. La oferta de actividades incluye deportes acuáticos como kayak, windsurf o vela.

Las playas vírgenes de Barú son privadas, con excepción de Playa Blanca, la única pública –y por lo mismo la más visitada, donde suele haber gran cantidad de gente–. Otras que vale la pena conocer son las de Cholón, de los Muertos, Puerto Naito y Bobo.

En la isla hay diversas opciones de alojamiento: desde resorts con todos los servicios y sencillos hostales o cabañas, hasta hamacas colgantes, sin luz ni agua corriente. Quienes pasen la noche en la isla no deben perderse los magníficos atardeceres y amaneceres que regala el sol sobre sus aguas.

Paseo por el Parque Tayrona.

Apenas media hora de Santa Marta, se inicia el paseo por el Parque Tayrona, uno de los destinos más populares de Colombia y probablemente el más original en cuanto a su belleza. El acceso es restringido y sólo algunas de sus playas son aptas para nadar, pero la combinación de naturaleza, mar, montañas, cultura indígena y paisajes asombrosos se torna irresistible.

Entre las playas de este parque con más de 150 km² destaca Bahía Concha, una de las más conocidas y visitadas, extensa, rodeada de exuberante vegetación, con arenas gruesas y doradas y aguas de un azul profundo. A la hora de elegir un lugar soñado destaca también playa Cristal con arrecifes coralinos que hacen de sus aguas calmas un lugar perfecto para el esnórquel o el buceo.

Colombia Tayrona.jpg
El Parque Nacional Tayrona, otro imprescindible de Colombia.

El Parque Nacional Tayrona, otro imprescindible de Colombia.

Postal del parque, con la típica choza que se levanta en una pequeña elevación en medio del mar, Cabo San Juan es una de las zonas de camping y una de las preferidas de los viajeros por sus aguas transparentes y de color turquesa. Neguanje es otra de las playas más elegidas, con 4 km. de extensión y un paisaje impactante, lleno de contrastes y una desbordante naturaleza.

Quienes deseen pasar la noche en el parque podrán elegir entre hamacas, zonas de camping o lujosas cabañas con todo el confort, conocidas como ecohabs, que se encuentran en la playa de Cañaveral.

Otra alternativa es visitar el parque por el día y descansar en algunas de sus playas de arenas doradas y aguas azules.

Las caminatas, la visita a sitios arqueológicos, el avistamiento de aves y el buceo en islas cercanas son parte de la oferta de actividades de las que disfrutan los viajeros.

Cabo de la Vela: más playas de Colombia.

Riohacha, capital de La Guajira, es la puerta de entrada para visitar las espectaculares playas del departamento más septentrional de Colombia, entre las que destaca el Cabo de la Vela. Para conocerlo conviene realizar una excursión con guías locales que llevan a los viajeros en 4x4, en una travesía de más de dos horas por bellísimos paisajes. Allí, un desierto rojizo se adentra en un mar calmo y sin olas, con aguas cálidas y transparentes, que se convierten en un entorno ideal para el relax y el contacto con la naturaleza.

colombia guajira cabo de la vela.jpg
Cabo de la Vela, otra playa de Colombia, es el lugar perfecto para disfrutar de la playa y, por sobre todas las cosas, de los atardeceres.

Cabo de la Vela, otra playa de Colombia, es el lugar perfecto para disfrutar de la playa y, por sobre todas las cosas, de los atardeceres.

Un poblado de una sola calle invita a pasear, aunque también es imperdible apreciar el atardecer desde el faro o hacer una caminata hasta el Pilón de Azúcar. La pequeña colina puede subirse en una caminata de unos 15 minutos y, desde lo alto, es posible apreciar una increíble vista, además de un altar dedicado a la Virgen de Fátima.

En la zona se puede visitar también un poblado de la etnia wayúu, y los viajeros que dispongan de más tiempo llegar hasta Punta Gallinas, el paraje más septentrional de Sudamérica. Allí un pequeño faro señala el extremo norte del continente, caracterizado por sus altas dunas color ocre y su mar verde azulado.

Es posible continuar disfrutando de otros paseos por Colombia.

Temas relacionados