Europa

Planes para hacer un viaje en pareja por República Checa

Viajar por República Checa implica deleitarse con sus bellas ciudades, donde los planes románticos varían según la experiencia que quieras disfrutar.

Paseos por Praga, Karlovy Vary o navegar por el histórico río Elba son solo algunas de las escapadas románticas que se pueden realizar en República Checa, país que deslumbra con sus pintorescos paisajes urbanos.

¿Qué conocer en Praga?

Uno de los barrios más vibrantes de Praga para conocer en pareja es Karlin, que después de las catastróficas inundaciones de 2002, resurgió de sus cenizas. En lugar de los edificios afectados, se construyeron otros modernos que le dieron al barrio un nuevo impulso. Hoy es una zona de nuevas tendencias, que a veces recuerda a Berlín. Tiene anchos bulevares, edificios modernistas restaurados, restaurantes y cafeterías hípster, parques y construcciones industriales reconvertidas en centros culturales.

Los modernos edificios de oficinas 5 Kotelna y Machine House han conservado su forma industrial originaria, incluida la sorprendente chimenea; originariamente albergaban la caldera y la fábrica de maquinaria de la famosa marca KD. También puede contarse como ejemplo de arquitectura industrial decimonónica reconstruida el centro cultural Forum Karlín, obra del conocido arquitecto catalán Ricardo Bofill, que aprovecha parte de la histórica fábrica de generadores de vapor, que actualmente es una moderna newsroom de una gran compañía checa de medios de comunicación.

El monte Vítkov está recorrido por una red de senderos y carriles bicicleta; suba por cualquiera de ellos hacia el monumento, que, con un interior en estilo art deco, fue originariamente elevado como recuerdo a los legionarios checoslovacos que lucharon en el extranjero durante la Primera Guerra Mundial, y como mausoleo para el primer presidente de Checoslovaquia, T. G. Masaryk. Hoy alberga una exposición histórica gestionada por el Museo nacional. Junto con la estatua de Jan ika (el legendario capitán husita, que da nombre al barrio), es visible desde prácticamente toda la ciudad –la escultura es una de las mayores estatuas ecuestres del mundo. Desde el tejado del monumento, a dónde es posible subir pagando entrada, las vistas son magníficas.

Republica Checa Praga.jpg
Praga, la capital de República Checa, también tiene opciones para disfrutar en bici.

Praga, la capital de República Checa, también tiene opciones para disfrutar en bici.

Paseos para hacer en Karlovy Vary.

Karlovy Vary es una perfecta personificación de la elegancia europea, columnatas ostentosas, spas exclusivos y una situación geográfica espléndida en medio de un valle cubierto de bosques. La ciudad más importante del famoso triángulo de los balnearios, en la que seguían un tratamiento las personalidades más célebres de la vida artística y social de Europa, es hoy el segundo lugar más visitado de la República Checa. Por su arquitectura original, es uno de los balnearios más hermosos del Viejo Continente.

Cuenta la leyenda que la localidad de Karlovy Vary fue fundada por el rey checo y emperador románico Carlos IV en el siglo XIV. En el transcurso de los siglos nació en el lugar una ciudad balnearia, cuya fama atravesaría pronto las fronteras de Bohemia y se convertiría en símbolo del encanto y la posición social. Se turnaban aquí grandes personalidades como Goethe, Beethoven, Gogol, Paganini, Casanova, Mozart, pero también decenas de máximos representantes de Estado de todo el mundo y últimamente también numerosas estrellas de cine, ya que Karlovy Vary es escenario de uno de los festivales cinematográficos más importantes de Europa.

El Grand Hotel Pupp es uno de sus hoteles más famosos. Su estilo arquitectónico excepcional cautivará, así como la confortabilidad excepcional y los servicios de primera calidad. También están el Hotel Imperial neorrenacentista, el complejo balneario Spa Resort Sanssouci, el Carlsbad Plaza Medical Spa & Wellness hotel de 5 estrellas o el Hotel Thermal, que es anfitrión del Festival Cinematográfico Internacional de Karlovy Vary de prestigio mundial.

El segundo tesoro más importante de la República Checa es Beov nad Teplou, cuyo palacio alberga el precioso relicario de San Mauro, uno de los ejemplos más hermosos del arte medieval en Europa. Un lugar magnífico para emprender una excursión es el pueblo maravilloso de Loket, que destaca por un precioso casco histórico y un majestuoso castillo gótico, donde puede ver una exposición de la tortura y una colección de porcelana, entre otras cosas.

El río Elba, otra forma de viajar por República Checa.

Súbete a la bicicleta e inicia un derrotero para que el majestuoso río Elba sea tu guía para disfrutar de viajar por República Checa. Enfila hacia los valles de las majestuosas y místicas montañas de Krkonoše, continua por las extensas tierras bajas, pasa por ciudades medievales, por formaciones rocosas únicas y lugares envueltos en mitos y leyendas. En la ruta del Elba disfrutarás de un hermoso paisaje, historia y arquitectura, todo pedaleando desde Alemania hasta la República Checa para luego regresar. Aquí se inicia una inolvidable experiencia en bicicleta, en las montañas Krkonoše, lugar de nacimiento del Elba.

La ruta del Elba comienza en Alemania, donde se conoce como Elberadweg. Cuando decimos que es conocida, realmente queremos decir que es muy conocida, ya que nos referimos a uno de los caminos en bicicleta más populares de todo el país y más allá de sus fronteras. En la República Checa este camino se ha popularizado mucho entre las familias con niños. Seguir el perfil de elevación del río no es muy difícil: eso hace que los ciclistas que prefieren largas distancias o los principiantes lo aprecien tanto. Desde su fuente hasta su desembocadura en el Mar del Norte, la ruta del Elba mide más de 1.000 kilómetros en la República Checa casi 400 km. Constituye una parte de la red europea de ciclo rutas o EuroVelo. Está dividida en interesantes secciones, con lo cual podrás elegir si hacerlo entero o sólo algunas partes. Ponte el casco y empieza a pedalear, te guiaremos por la parte checa de la ruta del Elba kilómetro a kilómetro.

Es difícil decir cuál de los enclaves históricos o de los fenómenos naturales de la Ruta del Elba es el más hermoso. Todo depende de los gustos de cada ciclista. Pero es seguro que la última fase de la Ruta del Elba en la República Checa tiene algo que ofrecer a todo el mundo. El río fluye por el paisaje único en el mundo del Parque Nacional de Suiza Checa, compuesto por torres rocosas, puertas y cañones, ciudades rocosas y laberintos. La perla de la Suiza Checa es la Puerta Pravická, un gran arco de arenisca que forma el mayor puente de piedra natural de Europa.

La última parada de la Ruta del Elba en la República Checa es Hensko, la puerta de entrada al parque y que ofrece populares enclaves turísticos como el cañón del Elba o paseos en barco por profundos desfiladeros. Henskoes el pueblo más bajo de la República Checa, pero gracias a las temperaturas que esta enorme masa rocosa mantiene suaves incluso en verano, la fauna prospera en esta altitud como en ningún otro lugar del mundo. Así es fácil que, que aparte de ciclistas y otros visitantes, te topes con algunos científicos. Pero eso no es nada raro en los extraordinarios paisajes de la Suiza Checa.

Republica Checa.jpg
En bici por Bohemia Central, República Checa.

En bici por Bohemia Central, República Checa.

Temas relacionados