Excursiones lacustres

Otras formas de descubrir la Patagonia

Los paseos lacustres por la Patagonia son un verdadero imperdible para los viajeros de todas las latitudes. Las variadas alternativas proponen tomar contacto con el infinito misterio de los lagos, disfrutando de la imponencia de la naturaleza a bordo de confortables embarcaciones, las que además brindan un alto nivel de servicio. 

La región de la Patagonia encierra un misterio en sí misma y, entre otras alternativas que tienen a sus bellezas naturales como principal protagonista, ofrece la posibilidad de recorrer los lagos a bordo de confortables embarcaciones, que además brindan un servicio de alto nivel y una variada oferta de actividades en el destino.

LOS IMPONDERABLES.

Es casi imposible separar la excursión lacustre por la isla Victoria para visitar el bosque de Arrayanes del destino Bariloche. Hasta parecen sinónimos. Una de las empresas que ofrece esta alternativa es Turisur, a bordo de la “Modesta Victoria”, una embarcación histórica y emblemática de la ciudad, que acaba de celebrar su 75º aniversario.

Conocer la isla y presenciar el espectáculo que brinda el bosque es un placer que ya ha sido experimentado por miles de visitantes, pero la isla Victoria aún espera con sus intactas condiciones de conservación a los próximos turistas que lleguen hasta puerto Anchorena para recorrerla e intentar descubrirla. Tras una hora de navegación, partiendo desde puerto Pañuelo en la imponente península de Llao Llao, se arriba a la península de Quetrihue, lugar de asiento del bosque de Arrayanes, ubicada en el noreste del lago Nahuel Huapi. Luego se navega nuevamente hacia el Anchorena, donde es posible disfrutar de una flora prolífera en especies de magnífico porte.

Dejarse llevar en el tiempo, recorriendo los senderos que llegan hasta la Playa del Toro para descubrir allí las pinturas rupestres hechas por pueblos originarios habitantes de esta zona, en el marco de una espléndida playa de arena volcánica, es una experiencia inolvidable.

Otra de las alternativas en la provincia de Río Negro es el paseo a puerto Blest y la cascada de los Cántaros con una extensión al lago Frías, cuyo recorrido es la primera o la última parte del Cruce Andino.

Para quienes aún no han vivido la experiencia de navegar el Nahuel Huapi a través de su brazo más imponente, el Blest, Turisur ofrece la posibilidad de disfrutar de un momento único e inigualable. Zarpando de puerto Pañuelo, en la península del Llao Llao, esta excursión propone conocer a lo largo de una hora de navegación el islote Centinela, donde descansan los restos del perito Francisco Pascasio Moreno, para luego arribar a la cascada de los Cántaros. Luego, camino arriba, los aventureros podrán internarse en la frondosa vegetación de la selva valdiviana, llegar al lago Cántaros, lugar de nacimiento de la cascada, para disfrutar allí de la presencia de un alerce con más de 1.500 años. Más tarde, tras una navegación de apenas cinco minutos, se llega finalmente a puerto Blest para visitar desde allí la bahía y conocer las márgenes del lago Frías, cuyas peculiares aguas verdes provienen de uno de los glaciares del cerro Tronador, límite natural entre Argentina y Chile.

La última excursión es la del Cruce Andino. Se trata de una experiencia inolvidable que traslada a los viajeros por rutas ancestrales, repletas de historia y paisajes naturales. El Cruce Andino que une Argentina con Chile es una mítica ruta a través de lagos andinos patagónicos, por la que hace más de cuatro siglos transitaban los nativos huilliches y mapuches.

MAS AL SUR.

“The Spirit of the Glaciers” es el programa de la compañía Marpatag, que a bordo del crucero Santa Cruz ofrece la posibilidad de vivir una experiencia única con un máximo confort y un alto nivel de servicio.

La propuesta es visitar los glaciares Upsala, Spegazzini, Mayo y Perito Moreno con desembarcos en Puesto de las Vacas, la bahía Toro y el glaciar Mayo.

El programa es ideal para quienes prefieren descubrir los rincones de nuestro sur desde una óptica diferente, con la posibilidad de disfrutar en comunión con el entorno, sin perder el confort que buscan los viajeros más exigentes. Desde la tranquilidad y la calidez que se vive a bordo es posible vivenciar la fuerza de la naturaleza en toda su magnitud. Murallas de hielo milenario de azul profundo, majestuosos icebergs, largos atardeceres patagónicos que pintan el cielo en tonos rojizos, y noches cerradas que permiten que las estrellas se reflejen en la superficie del lago, son algunas de las escenas que verán los viajeros durante la travesía.

La ruta comienza en el puerto privado La Soledad, en la bahía Tranquila, para partir hacia Puesto de las Vacas donde se pasa la primera noche. Al día siguiente los pasajeros desembarcan en el destino para emprender una caminata. Luego la navegación continúa hacia los glaciares Spegazzini y Upsala. Más tarde el objetivo será la bahía Toro, para después partir con rumbo sur e ingresar nuevamente al bosque andino-patagónico que permite vivenciar el magnífico paisaje natural de los glaciares Mayo y Negro. Más tarde el crucero pone proa hacia el canal de los Témpanos y tiene como destino final al Perito Moreno.

Vale indicar que otra de las alternativas de Cruceros Marpatag es la posibilidad de conocer el Parque Nacional Los Glaciares a través de la “Experiencia Glaciares Gourmet”, un programa diario que incluye la visita a los glaciares Upsala y Spegazzini con un almuerzo gourmet.

HISTORIA Y NATURALEZA. 

La empresa Viva Patagonia brinda la posibilidad de disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor y, además, conocer un poco más acerca de la historia de la región. La propuesta incluye una navegación hasta el frente del glaciar Upsala y luego el acceso a la estancia Cristina, eligiendo alguno de los cuatro programas que ofrece la compañía, con la posibilidad de pasar el día o alojarse en el exclusivo lodge de Viva Patagonia.

Ubicada sobre la costa noroeste del lago Argentino, en el extremo del brazo Cristina, la estancia Cristina se presenta como un rincón único dentro del Parque Nacional Los Glaciares. Fundado en 1914, el establecimiento aún conserva su esencia y mantiene viva la historia de la familia Masters propietaria de la estancia.

Para los viajeros que opten por esta alternativa, las excursiones de día completo brindan una serie de opciones tanto para los que prefieren una tarde tranquila de paseo e historia, como para quienes buscan actividades de aventura como travesías 4x4 o trekking.

Por otro lado, cabe mencionar que el paquete de Viva Patagonia cuenta con la alternativa de alojarse en el lodge de la estancia Cristina, que cuenta con 20 habitaciones distribuidas en cinco cabañas, cada una de ellas con cuatro habitaciones y un living compartido, con vistas al cerro Norte y el valle del establecimiento.

Otra de las alternativas tiene a la zona de El Chaltén como protagonista, donde la compañía ofrece una serie de programas que permiten disfrutar del glaciar Viedma (el más grande dentro del Parque Nacional). Se trata de tres programas entre los que se puede optar por realizar sólo la navegación, un trekking sobre el glaciar o una escalada en el glaciar.

Informes

Turisur: 0294-4426109/ventas@turisur.com.ar.

Marpatag: 02902-492118/glaciares@crucerosmarpatag.com.

Viva Patagonia: 02902-491293 y 5218-2333/comercial@vivapatagonia.com.