Vila Galé Collection Palácio dos Arcos, Lisboa

Donde habitan las letras

Sobre la costa de Lisboa, en la ciudad de Paço de Arcos, el mágico Vila Galé Collection Palácio dos Arcos ofrece una experiencia inspiradora a sus huéspedes, ya que exhibe una temática basada en la poesía, sumando a los servicios de lujo los versos de algunos de los poetas más reconocidos del mundo.

“¿Por dónde quieres comenzar?”, me pregunta en un español perfecto la portuguesa Catarina Pita Silva, coordinadora de Marketing del Vila Galé Collection Palácio dos Arcos. No lo dudo un instante. “Quiero conocer la suite de Fernando Pessoa”, respondo con firmeza. Quiero entrar en el mundo de ensueño que diseñó el hotel, inspirándose en la mística del genial poeta, para dejarme conquistar (una vez más) por sus versos, sus locuras, sus pasiones.

Es que el Vila Galé Collection Palácio dos Arcos ofrece una experiencia diferente, ya que su temática está basada en la poesía, lo que sumado a los servicios de lujo del establecimiento lo convierte en una propuesta inigualable.

Durante el recorrido por la propiedad (que se sitúa sobre el río Tajo, en la bella costa de Lisboa) Catarina me cuenta que se trata de un proyecto que tiene como objetivo principal la adaptación y rehabilitación íntegra del Palácio dos Arcos –que antiguamente era utilizado por el rey portugués Manuel I y su hija María– para convertirlo en un hotel 5 estrellas, que funcione como un marco dinamizador del centro histórico de la ciudad de Paço de Arcos.

El palacio fue construido a finales del siglo XV y fue reedificado en el XVIII. Muchos años después fue adquirido por la familia Lencastre y en la actualidad aún conserva la estructura construida originalmente y mantiene una capilla con un altar barroco, que fue desde los orígenes dedicada a Nuestra Señora del Rosario, además de algunos artículos de la familia.

Catarina me informa que el grupo Vila Galé gestiona el Palacio desde 2013 y tras una completa renovación y ampliación, nació el hotel 5 estrellas que funciona en la actualidad, que me tiene completamente embelesada.

ENTRE LETRAS Y SUEÑOS.

Las palabras de Neruda, Shakespeare, Goethe, Saramago, Alighieri y por supuesto las de Pessoa, forman parte de la decoración de las habitaciones del reconvertido Palacio –que sigue la temática de la poesía que da vida al hotel– e invitan a los viajeros a soñar entre verso y verso.

Los espaciosos cuartos, además, ofrecen maravillosas vistas del río Tajo y cuentan con balcones, aire acondicionado, teléfono, televisión LCD, caja fuerte digital, wi-fi, minibar y servicio a la habitación las 24 horas. La decoración se caracteriza por su estilo sobrio y elegante e incluye detalles del mobiliario original del Palacio, otorgándoles a las suites un encanto especial.

Cabe indicar que el Vila Galé Collection Palácio dos Arcos cuenta con 76 habitaciones, 71 estándar localizadas en el ala nueva, 2 suites y 3 dormitorios en área del Palacio.

EL PARQUE DE LOS POETAS.

Desde el restaurante, distingo unas esculturas en el jardín que me llaman la atención. Mientras me invita a conocerlo, Catarina me narra que el espacio exterior del establecimiento está inspirado en uno de los parques de la zona, el de los Poetas, por eso las figuras de los escritores que forman parte del hotel se ubican en ese espacio verde, donde se encuentra la enorme piscina al aire libre. Además, la privilegiada ubicación del alojamiento se vuelve un punto diferencial, ya que a muy poca distancia de la propiedad una variada serie de actividades contribuyen a lograr una estadía perfecta: playa, campos de golf, zonas comerciales, museos y lugares de interés cultural e histórico, son algunas de las alternativas.

Pero sin dudas, a las 5 de la tarde, el Vila Galé Collection Palácio dos Arcos ofrece a los viajeros la posibilidad de vivir un momento único en el hotel cuando se sirve el “Chá da rainha” (té de la reina) con delicias típicas de la zona. Y como todo en este Palacio, detrás de esta propuesta se esconde un relato. Este ritual se introdujo en la corte inglesa por Catarina de Bragança, princesa portuguesa, hija de João IV, cuando se casó con Carlos II de Inglaterra. La historia de la monarca es muy rica e interesante, por eso, cada día a las 5, el personal del alojamiento invita a los huéspedes a sentirse reyes por un día, disfrutando de un momento inolvidable, reviviendo a la princesa.

BIENESTAR REAL.

Como un “Ábrete, Sésamo”, la palabra clave para el spa del Vila Galé Collection Palácio dos Arcos es Satsanga. Y sin lugar a dudas, el espacio es un tesoro, rico en propuestas y tratamientos que buscan que el huésped alcance el máximo bienestar.

El spa Satsanga –de 350 m²– está compuesto por un conjunto de estructuras que apuntan a satisfacer las necesidades de los viajeros. Y cuenta con piscina cubierta climatizada, sauna, baño turco, lluvia Vichy, gimnasio y salas de tratamientos y masajes, como la sala “Romeo y Julieta”, para dos personas.

SABORES REALES.

“Inevitável” es el nombre del restaurante del alojamiento y una definición exacta, ya que el espacio gastronómico es una alternativa ineludible para los viajeros. Basado en la gastronomía portuguesa, el restaurante dirigido por el chef Francisco Ferreira ofrece una cocina contemporánea, maridada con los mejores vinos portugueses, como el caso de los producidos por la Casa de Santa Vitória, que forma parte del Grupo Vila Galé.

Entre otras delicias, el lugar presenta delicados platos como foie gras con cebolla, avellanas y especias; risotto de camarón en emulsión de cilantro; ternera con lavanda, frijoles y setas en salsa de vino tinto con canela y cardamomo; y carré de cordero con yogurt, batatas y jengibre confitado; además de varias sugerencias diarias de la gastronomía regional (“platos de nuestra tradición”) como escalopes de hígado de cerdo salteados en aceite de oliva y ajo, servido con papas al horno; y tortas de bacalao con ensalada de arvejas.

Previo a cumplir el inevitable ritual de la comida en el restaurante de la propiedad, la cita es en el bar y lounge Pessoa, que se caracteriza por su ambiente moderno e informal. Está abierto todos los días y ofrece una amplia variedad de cócteles y aperitivos.

Antes de dejar el establecimiento, una última imagen roba mi atención: “Vivo siempre en el presente, el futuro no lo conozco y el pasado ya no lo tengo”, reza un cuadro con la frase de Pessoa. Sin embargo, en este refugio, pasado, presente y futuro conviven a la perfección, como viejos amigos poetas que se encuentran e invitan a los viajeros a descubrir un nuevo mundo.

Informes: www.vilagale.pt. 

Temas relacionados